Aralli

Aralli 10 de Setiembre de 2017

visita a la capital de bolivia y el norte de chile

Me demoré unas semanas en publicar lo que había sido mi primera visita al país vecino: Bolivia. El detalle de la visita está en un video que hice, donde se aprecia la belleza del paisaje: https://www.youtube.com/watch?v=o53-f7reInA&t=211s

Los que han venido siguiendo algunas de mis historias saben que en mi experiencia con aduanas y policías siempre tengo ‘algunos inconvenientes’. No, no soy prófuga de la justicia ni de ningún organismo internacional, pero aparentemente siempre soy un blanco fácil de investigación.

Al día siguiente de visitar Copacabana decidí conocer la capital: La Paz. Desde donde estaba era relativamente fácil ir. Iba a Desaguadero, tomaba un bus y en hora y media estaba allí. ‘Papaya’ (como buena peruana, pensé). Saliendo de Copacabana, el 4 de agosto, pregunté a un policía qué debía hacer para pasar la frontera: ‘Mañana no tendrás ningún inconveniente, hay desfiles y es festejo nacional’, me dijo. ‘Que suerte’, pensé. Pero la suerte estaba lejos de acompañarme.

Flor me acompañó a cruzar la frontera y tomar el bus. Dado que era antes de las 6 am, incluso, no había personal en la frontera boliviana. ‘Tendrá razón el policía, pensé’. Y tomé un bus. Estaba tranquilamente admirando el paisaje, cuando vi: ‘Laja’. Por allí un amigo me dijo que debía bajarme en esa ciudad, pero no fue por voluntad propia que tuve que parar.

La policía boliviana paró el bus. ‘Documentos’, me miró, y me dijo, ‘Baje’. Y solo les puedo decir que la supuesta suerte no me acompañó . Luego de una amenaza de deportarme (nuevamente y ahora, de BOLIVIA), tuve que pagar una multa para que  me dejaran entrar al país vecino.

Luego de subir y bajar de tres buses con maleta, laptop y cartera en mano, llegué  al famoso cementerio de La Paz, donde encontré a Ani con quien me alojaría y esa tarde conocería a mi ahora amigo Tercio de Brasil quien venía paseando en moto y a quien sin saber unas semanas después vería en Lima. Por la noche me recogió mi amigo Sergio para ir a Casa Grande donde había una vista increíble de la ciudad y luego a San Miguel a disfrutar de la noche de la Paz. Al día siguiente volví al medio día a Desaguadero para manejar de regreso a Tacna.

Luego de descansar y de recuperar la moral perdida, decidí visitar otro país vecino: Chile. ‘Arica está cerca’, pensé. Esta vez fue mucho más organizado. El conductor del taxi se encargó de guiar todo el trámite y crucé la frontera sin ningún inconveniente. Al fin!!

Allí me esperaba otro amigo, Gastón. Paseamos por las playas y luego probé un poco de la noche de Arica. Los dos días siguientes paseamos entre la plaza, las calles de Arica y luego infaltable la foto del morro.

Fueron 10 días donde pude comprobar NUEVAMENTE que los prejuicios que tenemos con respecto algunas nacionalidades, son solo eso, pre - juicios. En este viaje, tanto mis ahora amigos bolivianos y chilenos fueron muy amables conmigo!! Espero verlos pronto nuevamente, muchas gracias a todos :)

Un abrazo nuevamente y buenos viajes!

Ari <3 

Viajes
bolivia
Chile
Viajera

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...