Bienvenido a Verum News

Nuestro objetivo es dar voz a todas las personas y poner el mundo a su alcance.
Emprender en VERUM y obtener el 100% de las ganancias.

Comenzar

LA LIMEÑA Y LA PUNEÑA

Historia de un viaje que fue mucho más que un reencuentro de 10 años en el sur del Perú, Bolivia y Chile

Hace más de diez años (no voy a decir cuántos para que no sentirme vieja), conocí a Flor. Algunos pueden tener sus críticas con las redes sociales, pero en mi opinión, la mayoría de veces le he encontrado algún beneficio. Poco antes de empezar con ‘La maleta rosada’ establecí contacto vía FB con ella. Años habían pasado y éramos muy diferentes. Yo, ya no estaba en la universidad y Flor había hecho una familia con dos hijos de 10 y 14 años.

Ella siempre me habló de su pueblo en Puno, de los paisajes y costumbres del lugar. Parte de mi experiencia de viajes es compartir con gente local, y hace unas semanas decidí que podría ser un buen próximo destino. La primera parada sería Tacna, iríamos a su pueblo y luego (como en la mayoría de mis viajes) ‘ya vería’. Y así fue como hace unos días estaba despegando a una ciudad que no conocía: Tacna.

Llegué un miércoles a las 4pm. Conocí a su familia y de pronto el ‘ya se vería’ fue más pronto de lo que yo pensé. A la 1 am me estaba despertando para alistarme (recordemos que no soy una viajera con poco equipaje) y a las 3 am estaba partiendo rumbo al norte.

Debo reconocer que estaba esperando otro estado de la ruta Tacna – Moquegua – Puno. Pero el camino era muy bueno. El único percance que tuvimos fue cuando una Concesión Vial nos hizo esperar más de 30 minutos para pasar. A pesar de ello, disfrutaba del momento y los paisajes, ya que hacía muchísimos años que no estaba en la Puna.

Llegamos a Chatuma, el Centro Poblado del que tanto me había hablado Flor. Luego de almorzar carachi y chuño, y de tomar una siesta, me animé a subir el cerro que nos separaba del lago Titicaca.

Dejé la falta de aire y el cansancio de lado al llegar a la cima y ver lo que vi. Tuve un flashback de lo que había visto hace unos meses en Alghero, Italia. Al no ser una zona turística, el lago se ve completamente limpio, se pesca y es fuente de recreación (los videos y demás fotos están en el Instagram @viajaconari).

Lo que iba a ser un paseo de 30 minutos se alargó un par de horas. Hace unos meses agradecía sentir la paz y tranquilidad al borde del mar di Sardegna en Italia, esta vez agradecía el sentir lo mismo a orillas del lago Titicaca.

Esa noche como es costumbre del lugar, dormí temprano, ya que al día siguiente iba a tener mucha actividad. Esa será mi siguiente historia ya que debe merece un capítulo completo.

Agradezco nuevamente a la familia de Flor, que me hizo conocer esta zona del país que sin su hospitalidad hubiera sido posible.

En las próximas entrada del blog contaré lo que pasé los días siguientes en Copacabana, La Paz y Arica!!! (Y el hecho de que casi me deportan… de nuevo ? )

Buen viaje a todos!!

Ari <3

Viajes
Peru
experiencias
Turismo
mujer

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...